Hotel Transylvania 4 – Crítica de la película

Ha pasado mucho tiempo desde que salió Hotel Transylvania 3: Summer Vacation, ya que la cuarta entrega de la amada franquicia se retrasó significativamente debido a la pandemia en curso. Hotel Transylvania: Transformania regresa con mucho entusiasmo, una mejora significativa de su predecesor y una adición saludable a la serie en términos de tono y tema. Genuinamente divertido y conmovedor en partes, Hotel Transylvania: Transformania proyecta personajes familiares en nuevos moldes, agregando más corazón a la franquicia.

Transformania abre con una gran celebración en el hotel, con Drácula (Brian Hull) ansioso por ofrecer un espectáculo memorable para sus invitados. En el último minuto, Jonathan (Andy Samberg) se hace cargo, infundiendo el proceso con su energía caótica. Las cosas inevitablemente van cuesta abajo, para disgusto de Drac. Sin embargo, más preocupado por el gran anuncio de pasar la propiedad del hotel a su hija Mavis (Selena Gomez), Drac pasa su tiempo ensayando el discurso para la gran revelación, mientras comparte sus preocupaciones con Ericka (Kathryn Hahn), que siempre lo apoya. Después de que Mavis escucha esta conversación y comparte las noticias con Johnny, este último, hiperactivo como es, corre hacia el Conde y le cuenta sus planes de renovación con temas de aventuras para el hotel, que están completamente en desacuerdo con la actual estética gótica y vintage.

hotel transylvania 4 mavis drac

Esto, comprensiblemente, hace que Drac entre en pánico, quien miente que cierta ley prohíbe a los humanos apoderarse de hoteles originalmente propiedad de monstruos, y luego procede a no revelar la propiedad transferida a Mavis durante su gran discurso. Johhny, desilusionado, se topa con Van Helsing (Jim Gaffigan), quien le presenta su último invento, el rayo de monstruosificación, que puede convertir a los humanos en monstruos y viceversa. Emocionado por ser realmente parte de su familia, Johnny insta a Helsing a usar el rayo en él, lo que lo convierte en un monstruo parecido a un dragón alado, mientras que una serie de errores cómicos llevan a un montón de monstruos, incluido el propio Drac, a ser transformados en humanos. Este cambio repentino en la dinámica es a la vez hilarante y aterrador: Drac ya no es el hombre afable y todopoderoso al mando, Frankenstein se transforma en un trozo (algo de lo que es exageradamente vanidoso) y Blobby es ahora una gota de gelatina literal.

La fuente del conflicto surge del hecho de que la máquina de Helsing ahora está rota y el orbe misterioso que es capaz de desencadenar las transformaciones solo se puede recuperar de cierta cueva, cuyo viaje es extremadamente peligroso. Esto permite que la narrativa se centre únicamente en la dinámica de Drac y Johnny, quienes siempre han tenido una relación bastante tensa, con el statu quo completamente invertido en este escenario. Con Johnny disfrutando de sus nuevos poderes monstruosos y Drac dolorosamente consciente de sus limitaciones como humano, el dúo trabaja sorprendentemente bien juntos, allanando el camino para conversaciones serias sobre la autoestima y la familia. El problema, por supuesto, es la cuestión de si la monstruosidad de Johnny se puede revertir, ya que permanecer en ese recipiente durante demasiado tiempo le haría perder su humanidad innata, y la narrativa se desarrolla de formas divertidas e interesantes para resolver eso.

hotel transylvania 4 drac gang

La ausencia de Adam Sandler entre el elenco de voces, especialmente porque no regresa para repetir el papel de Drácula, ciertamente se siente fuera de lugar al principio. Sin embargo, Hull logra adaptarse bastante bien al papel, agregando un elemento de empatía desgarradora a la forma en que reevalúa su vacilación para aceptar a Johnny como su familia. El resto del elenco de voces interpreta sus respectivos roles bastante bien, especialmente los monstruos centrales que se convierten en humanos, ya que estas escenas brindan una genuina racha de hilaridad a la narrativa en su conjunto.

Si bien los niños, que son el principal objetivo demográfico de Hotel Transylvania: Transformania, seguramente pasarán un buen rato, la película también es bastante refrescante para los adultos, a pesar de sus muchos defectos. Aunque algunas partes se sienten bastante formuladas y la experiencia desigual, Transformania tiene sus méritos. Es una historia que rebosa corazón al analizar cuáles son las nociones de familia encontrada y qué significa ser humano.

Te podría interesar